Testimonios

“Usé una aplicación para ver qué aparatos estaban conectados a mi red. Vi que había un aparato que no era mío. Cambié de contraseña y, desde ese día, no ha vuelto a pasar”

(Javier, 22 años)


“Me robaron la clave de la red wifi de mi tienda los vecinos de al lado. Soy informático. Los descubrí y dejaron de hacerlo”

(Patxi, 40 años)


“Mi hijo se quejaba todos los días de la baja velocidad de nuestra conexión. El día que llamamos a un amigo informático para que lo mirara, descubrimos que había más dispositivos conectados a nuestra red”

(José Antonio, 56 años)


“La compañía en la que estábamos nos dejó tirados. Con ésta no nos ha vuelto a pasar nada, pero no pondría la mano en el fuego tampoco”

(Inmaculada, 49 años)


“Desde que nos ocurrió hace un par de meses, tengo mucho más control sobre los ordenadores que están conectados en casa”

(Raúl, 23 años)


“Por culpa de los problemas de conexión no pude realizar la entrega de un trabajo a tiempo. Lo pasé fatal, pero todo se solucionó y mis padres cambiaron de compañía”

(Ángel, 18 años)


“Da la casualidad que ese año era el presidente de la comunidad de vecinos. Fuimos cerrando el círculo hasta que encontramos al responsable. Solucionamos el asunto sin llegar a mayores”

(Víctor, 54 años)

Anuncios